Hotel Galatzó

El Hotel Galatzó **** está rodeado de un entorno puramente mediterráneo. La vegetación, las montañas y las espectaculares vistas al mar hacen de este hotel un lugar idóneo para salir a los jardines y disfrutar de la agradable brisa marina y de un paisaje extraordinario. Por esta razón, el objetivo de este proyecto desde un principio ha sido el de sacar el máximo partido a un extensísimo terreno exterior muy desaprovechado.

Para lograrlo se han instalado tarimas alrededor de la piscina. La madera, material elegido para  la tarima, transmite nobleza y elegancia, algo idóneo para un hotel de cuatro estrellas.

Para el mobiliario, el color elegido es mayoritariamente el blanco, un color que no puede fallar en exteriores, ya que aporta esa luminosidad y frescura indispensable en las decoraciones veraniegas, además de combinar perfectamente con los verdes de la vegetación y el azul de la piscina. Esta combinación de colores es sin duda la esencia del estilo mediterráneo y mimetiza adecuadamente con el entorno.

Las camas balinesas crean un ambiente exótico y relajante e invitan a los clientes a disfrutar de un momento de tranquilidad rodeados de un impresionante paisaje mediterráneo.

La entrada al Spa también ha formado parte del proyecto. En esta zona se ha buscado transmitir armonía y serenidad recurriendo a la simetría, la limpieza y la simplicidad de las formas, creando un espacio equilibrado y libre de desorden.

Virginia Pérez
Virginia Pérez
Virginia Pérez
Virginia Pérez
Virginia Pérez
Virginia Pérez
Virginia Pérez
Virginia Pérez
Virginia Pérez
Virginia Pérez
Virginia Pérez
Virginia Pérez
Virginia Pérez
Virginia Pérez
Virginia Pérez